FANDOM


Por favor, si notas un error ortográfico o de redacción, no dudes en corregirlo.

Capítulo 1 Editar

Martín Threepwood estaba sentado sobre su cama cuando recuperó completamente la conciencia. Su oscuro cabello estaba desmarañado, y su blanca ropa arrugada. Era flaco, con ojos grisáceos y una tez blanca como la nieve.  Las grisáceas sábanas tenían una sombra inconfundible: el tragaluz estaba húmedo por culpa de las gotas de lluvia que caían en una desesperada carrera hacia el centro del ahora oscuro y tétrico planeta, causando una sombra translúcida que Martín disfrutaba. Se movía y caía hasta desaparecer en los límites de la sombra. La habitación era blanca, pero a esas horas, cuando todavía el Sol no despuntaba en el horizonte aunque ya un fulgor rojizo se sentía en el horizonte, parecía gris. La pequeña ventana situada en la pared también dejaba pasar la luz, pero ésta no era natural, sino que era artificial, provocada por un poste de luz. También esta ventana tenía gotas de lluvia, pero éstas caían más deprisa. La luz del poste iluminaba la entrada a la habitación. En ese entonces, Martín, algo despierto y algo dormido, dijo:

-- Computadora, despiértame y enciende las luces.--

Inmediatamente, el cuarto empezó a iluminarse con una luz cálida que provenía desde las paredes y el techo. Esto era así porque Martín la había configurado, pero predeterminadamente, la luz surgía por toda la habitación y era completamente blanca. Al mismo tiempo, Martín empezaba a sentir los efectos de la modificación de la computadora central de su casa en sus ondas cerebrales. Empezaba a pensar con claridad y lucidez. Quería ir al balcón a ver el alba, cuando un holograma apareció en frente suyo diciéndole que tenía una holollamada. Decidió contestarla. Era su amigo Hugo Ogilvy. Su imagen apareció como un etéreo dibujo en el aire, pero tenía sensación de profundidad. Era un hombre bajo con espeso bigote y, aunque ya se le estaban formando algunas arrugas, sólo tenía 600 años de vida. El día en que se conocieron, Martín supuso que ya tendría 5000 años si haberse inyectado el Livroum, la sustancia que se tenían que inyectar cada 5000 años para ser jóvenes, pero Hugo le explicó que no, que era un defecto genético con el cual había nacido. Ya de por sí era raro encontrar a alguien con un defecto genético, puesto que se solía modificar genéticamente a los embriones para evitar defectos genéticos. Más aún era difícil encontrar a alguien con un defecto genético que era ya de por sí raro antes del inicio de la era ahistórica.  Stanley le explicó que se sometía a un tratamiento para evitar el envejecimiento acelerado. Conversaron largo y tendido sobre diversos temas, hasta que la reunión terminó y se volvieron a sus casas. La de Hugo quedaba en Teuron, uno de los 2 satélites que orbitaban continuamente el planeta en el que estaban en ese momento: Hijaak. El otro satélite era Trantor, el cual estaba casi deshabitado, puesto que no tenía recurso explotable alguno: ni tierra fértil, ni agua, ni minerales, ni aire.

--Bueno, vayamos al grano: ¿Te interesaría explorar el pasado de nuestra civilización?--

--¿A qué te refieres?--

-- He encontrado una nave que, al parecer, es de hace 6100 años, es decir, data 100 años antes de la Gran Invasión--

--¿Tiene información?--

--Está en un formato desconocido, pero una de las computadoras secundarias de la nave está intentando desencriptar el archivo. Adicionalmente, tiene información sobre la biología de los humanos y la ubicación de un planeta.--

--Pues quizás es una cultura que nos ha estado vigilando durante años y quiere hacer contacto. Imagínatelo: descubrir una raza alienígena. El ser humano no ha contactado con ninguna especie alienígena inteligente y ya casi termina de colonizar toda la galaxia. Deberías hacer público esto: estos seres saben cómo somos y quieren estar con nosotros.--

--El problema es que la sonda no tiene capacidad para curvar el espacio-tiempo. No puede viajar más rápido que la luz. Deben haberla lanzado hace milenios.--

--Bueno, ya voy para allá.--

--Por una vez en tu vida, teletranspórtate, es mucho más rápido.--

--Pero no mucho mejor. Sabes que desconfío de esa máquina: eso de morirte en un lugar y revivirte en otro no me gusta, porque eliminan tus átomos en un lugar y los crean en otro.--

--Pero el aparato de teletransportación que tengo en mi nave funciona usando el entrelazamiento cuántico mejorado.--

--No es no. Punto.--

En el momento en que cortaba la comunicación, Martín empezó a sentirse ligero. Luego dejó de ver, sentir, oler y escuchar. Pero sólo fue por un segundo. Luego sus sentidos volvieron a estar intactos, pero ya no estaba en su casa. Estaba en la nave de su amigo.

--¡Te dije que no me teletransportaras! ¡Tú sabes que es un delito hacerlo sin mi consentimiento!--

--¿Estamos a punto de hacer el mayor descubrimiento en la historia de la humanidad y tú te preocupas por haberte teletransportado?--

El pedestal donde Martín había aparecido sobresalía 30 centímetros del suelo, y su contraparte ubicada en el techo también. La luz que irradiaban ambas placas era blanca, pero en el resto de la habitación, las luces provenían del techo. En una esquina de la habitación había un vidrio oscuro que se aclaraba cuando nadie se teletransportaba. En él se proyectaban datos variados. Hugo le dijo a Martín que lo siguiera. Caminaron por varios pasillos largos y bajaron por un ascensor hasta la amplia sala en la que reposaba una antigua nave. Cerca de ella había un disco de oro con diversas líneas, las cuales no se acercó a contemplar.

--Ya sabemos de dónde proviene esta máquina.--

--¿De dónde?--

--De un pequeño e insignificante planeta en las afueras de la galaxia, no es la gran cosa.--

--¿Y por qué no vamos hacia allí?--

--Porque lo acabamos de saber, pero ya estamos yendo.--

La computadora central de la nave anunció que ya estaban en el sistema P815-416, ahora deshabitado y Martín miró por la pantalla que hacía las veces de ventana, y se fijó. Había 8 planetas a la vista y un cinturón de asteroides. La fría, metálica y sintética voz de la computadora anunció que ya había escaneado todos los cuerpos celestes del sistema y que había rastros de vida inteligente en dos de ellos, los cuales eran planetas interiores. La nave llegó al planeta más habitable de los dos cuando Hugo pensó en ir al planeta en cuestión y la computadora captó el pensamiento y lo obedeció. Entraron en la órbita del planeta.

--¿Nos teletransportamos?--

--Aterricemos.--

Y la nave aterrizó. Lo hizo en un lugar lleno de suciedad y maleza. Había pastos crecidos y botellas de una marca ahora inexistente de refrescos, envoltorios de colores y latas oxidadas. En la nave una compuerta se abrió y una escalerilla se desplegó.

Capítulo 2Editar

Martín bajó junto con Hugo. Sus pies se hundieron junto con el calzado y parte de los pantalones en la maleza. Divisaron construcciones a 1 kilómetro de distancia, por lo que decidieron ir hacia allí. Pronto se dieron cuenta de que estaban en las cercanías de algún pueblo deshabitado. Siguieron hasta estar en lo que en un tiempo anterior era un obelisco, pero hoy ya yacía en ruinas, con la punta destruida y caída en el suelo apuntando hacia el Este.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar